miércoles, 8 de abril de 1970

Tormenta en el Pacífico I: Tres Mástiles y Un Temporal (1965)




Era oficial: el ciclón ya enfilaba hacia Acapulco. Walter anunció a la Capitanía de Puerto que su fragata la Lily, enfrentaría mejor al temporal en mar abierta, eliminando así todo riesgo de encallar.

Lily encarnó al Bounty (con maquillaje) en el cine, antes de navegar hasta nuestro puerto desde los Mares del Sur. Aunque el Bounty necesitaba una tripulación de al menos 40 manos a bordo, Lily navegaba con tan sólo 20.

Convencí a Walter que si me subía a bordo, podía ser su pinche de cocina y dar una mano extra si era necesario. Accedió sin reparos, levantamos anclas y zarpamos hacia la boca de la bahía, bajo la rigurosa vigilancia del fuerte de San Diego al fondo, y la mirada cíclope del faro a estribor. Salimos a mar abierta cuando empezaba a picarse, rumbo SurOeste para alejar Lily de la costa.

Negros nubarrones bajaron para tragarse las puntas de nuestros mástiles, con todas nuestras manos arriando velas, tensando aparejos, afianzando escotillas y soltando al final un ancla flotante por estribor. La Luz diurna huía espantada por sendos rayos que iluminaban parpadeantes a las crecientes olas y a la sonriente faz de Walter, firme al timón. Todos atados de la cintura a los mástiles mediante sendos cabos.

Empecé a entender porqué aseguran escotillas (tan pesadas que la gravedad las mantendría herméticas, pensaba yo) cuando una ola lamió las nubes con la cresta, justo antes de penetrar en ésa montaña de agua nuestra proa, oyendo apenas un "¡Ajóy!" gritado por Walter antes de quedar sumergidos una negra eternidad, aferrados de Lily hasta con los dedos de los piés, poseídos por un súbito complejo de lapa; mientras, manos de agua separaban dedo a dedo nuestros apretados puños...lentamente, irremesiblemente.


Recordé al Holandés Errante viendo tan obscura la silueta de Lily acá abajo, engullida por turbias aguas cuya superficie la marcaban sendos rayos; con cada uno de mis dedos perdiendo agarre, con los pulmones exigiendo aire mientras aquel líquido salado pugnaba por abrirme ambas fosas nasales, vislumbrándose yá a Yemanjá...

Volvimos a flote oyendo órdenes de Walter para largar otra ancla flotante a la proa y levantar la de popa. Lily ya no quiso sumergir su proa ésta vez. Así, empapados hasta el tuétano y sin darnos cuenta, quitando la sal de nuestros párpados mientras nos picaba la garganta, duramos una buena hora tan eterna como todo un día, aunque fuera de noche.

Calma chicha y mar tranquila alcanzando al ojo de la tormenta, mientras escuchábamos por radio "...provocando desastres en toda la Costa Chica". Ésa hora fué tan fugaz...otra repentina ola para vislumbrar a la Bella Yemanjá de vuelta, empezando su segundo baile...

video
Quince horas después de zarpar, regresamos a puerto guiados por su Faro. El espectáculo era desolador: el yate Tintavento hundido, nada más aflorando de las aguas su mástil. La réplica de la Santa María, encallada en la playa del Ritz con la rompiente despegando planchas de su casco abierto en dos. Habían atravesado desde Vigo, pasando por el Canal de Panamá: triste fin para tal viaje. Por la avenida Costera sólo circulaban algunos camiones, los niños agarrándose atrás para chapotear en el agua mientras flotaban remolcados...


Largamos anclas y amaneció: los pelícanos cortaban las olas con sus alas, mientras las gaviotas cantaban para despertar al Sol... para colmos, bautizaron ésta tormenta como "Wallie" por ¿casualidad, acaso?

dedicado a Master Walter Guillis:

Enlaces:

viernes, 27 de marzo de 1970

Amores Lejanos (1963/66)

para Conchita



Cuando llegaba a la capital después de estar dos o tres meses en el rancho (de la Selva), las mujeres de mi edad eran...como niñitas inmaduras más que mujeres...(fin de aquellos cincuentas táan fresas) Las "ya mayorcitas" en sus treintas, me fascinaban como amigas. Se podía hablar con ellas de cosas interesantes, podían salir sin chaperón ni hermanito, bebían sin emborracharse y eran independientes. Nos divertíamos si nos veíamos, teníamos otras ocupaciones si nó. Cuando regresaba al rancho no las veía por un buen tiempo. Les debo mucho a éstas amigas. Mi primer gran Amor es una de ellas...Ahí, toda cautela, mesura, distancia u cordura, estaban ¡completamente ausentes!


Me descubrió que soy pintor; con sus dos amigas formábamos ...algo así como las tres Mosqueteras y un Don'tayán: en vez de mosquetes o florínes, usábamos pinceles y colores. Una amiga era hija adoptiva de *la Bandida*, (mujer clave en la política mexicana, tan pésimamente interpretada en el cine por la María Félix); además de escultora y pintora talentosa, proveía 'edecanes' para la Presidencia. Otra amiga también talentosa pintora, posaba desnuda para escultores y pintores famosos; partes de su cuerpo adornan diferentes monumentos en varios paseos de la Capital (toda un monumento ella, con ojazos violetas...) Ésos cuatro años de vida bohemia con mi primer gran Amor y sus talentosas amigas, fueron de locura; de locura creativa. Qué no decían las envidiosas mamás de mis amigos...

  • "Son unas Perdidas"
  • 'Pero si las encontré ¡cómo van a estar perdidas! las pobrecitas...'

  • "Casi tienen nuestra edad"
  • 'Pero si salgo con las mamás de mis amigos, ¡se arma Troya! '
  • "¡No vayas a Casarte!"
  • 'Pero si lo que se hace casados, se puede hacer sin casarse'...

Pos que dijeran Misa: éstas personitas dizque "de dudosa reputación" (ni había que dudar nada: eran, mujeres libres y con mucho orgullo) son las mejores y más fieles amigas de mi vida. Jamás se les hubiera ocurrido lo que algunas mamás:

  • "Oye, ahora que estamos sólos..."
  • 'Pero..¡cómo, Señora!'
  • "Ay, ¿a poco no sabes cómo?...y me llamo Lupita, no Señora..."

...porque mis solidarias amigas se apoyaban unas a otras. Tenían más honradez y talento en la punta de un dedo, que las dizque "decentes" en todo su cuerpo (de mama...citas, que lo tenían nada mal, ni crean).
Mi primer gran Amor, se enamoró conmigo desde aquel día que cruzó nuestras pupilas, hasta que nos dejamos de ver. Está en mi corazón.

Don'tayán acá, recordando tres Mosqueteras


jueves, 5 de marzo de 1970

Adolescencias vemos.. vacaciones no sabemos - (1959)

Mi adolescencia (en vacaciones invernales del High School de Texas), se ganaba la vida en la Selva, cazando presas para alimentar al personal del rancho ganadero que me asilara.

Un día nos metimos al Balancán por río, hasta un rancho criadero de sementales Cebú. Ahí escuché un Tiranosaurio rugiendo por comida, preferentemente humanos crudos. Armados nos metimos al final del platanal, donde el Tiranosaurio rugiente se transformó en Sarahuatos (monos aulladores) a coro en banda percusiva.



Queriendo mascota gratis, un citadino visitante disparó sin avisar a una madre con crío. Poco a poco, de rama en rama fué cayendo la víctima. En la última rama antes del piso, una sombra raptó al infante para llevarlo a salvo entre las copas; el Macho predominante. Lo entregó a otra hembra con cría y desaparecieron entre el follaje.

En el suelo, la víctima agonizaba. El asesino quiso rematarla de un culatazo y...la Sarahuata se cubrió la cara de miedo. De un empujón mandé al piso al bruto. Me llevé la víctima a curar en la casona del rancho. La bala había rozado su cabeza; estaba semi insconciente, su cráneo sin cuero pero entero. Una venda y jaula hasta estar seguros de no infección. Se volvió mi amiga, llamada Sara.

Comía conmigo sobre mi hombro y salíamos a dar la vuelta con collar y cadena, pero la jaula era su casa por los perros. Dos semanas después, con Sara algo calva de un lado, nos fuimos donde encontramos su banda. Un grito de Sara y ahí estaban todos en batahola, mientras le abría su collar. Se quedó en el piso viéndo un rato, se acercó para abrazarme gorgoreando curuquitos, subió a las copas, y desaparecieron todos con su batahola apagando al Sol...

Alegrías como ésta, expresar no puedo...(la foto enlaza con el Balancán de hoy)

P.D.- La Vida, tiene reglas no escritas: nunca dispares contra una hembra con cría (o sin cría), ni siquiera para comer (mucho menos por  deporte  presumir ...)

jueves, 19 de febrero de 1970

aquella Familia - verano 1953

Line en la Terraza

Samantha, Line & Google: el pasado nos alcanza...

Ésto resultó ser una mezcla más explosiva, que las latas de Júmex pretendiendo ser explosivos, en aquél vuelo Aeroméxico! Acá en Féisbuk en Multiply en Blogger se acabó la privacía...digo, ni falta que me haya hecho nunca...

El desórden empezó viendo unas fotos de mi sobrina Samantha: reconocí inmediatamente nuestra (ex)casa en Madrid, Madrid, Maaadrid! donde tomaron una foto de Line (madre mía y abuelita de Samantha) Seguidamente, entré a GúguelErz, para ver si encontraba el Metro Lista , estación que está(ba) a 7 pisos abajo de la foto.


Ya no está el puesto de Periódicos, donde compraba los T.B.O.'s, (Cómics en Mexicalpán - bandes dessinés en Oh, lalá! la France...) como la Codorniz y Diego Valor: éste tenía un programa por radio, de 15 mins. cada episodio: aventuras de SáyFáy, con Españoles invadiendo Venus, mientras sus salvajes nativos de color verde que te quiero verde, (y con orejas puntiagudas, claro!) capitaneados por el terrible Gran Mekong, trataban de salvaguardar su planeta...algo así como una mezcla entre Buck Rogers y la Conquista de México, con naves espaciales en vez de carabelas. El idioma oficial en Venus era ¡el Castellano! El centro Espacial Terrestre estaba en Alcalá de Henares.


No sólo entré ahí con GE (que General Electric NÓ! hómbre...GúguelErz y olé!) encontrando la casa vista desde la Estación Espacial: cuando puse vistas de la calle apareció un diaporama de todo el dificio! Desde la calle hasta nuestra terraza...Adiós recuerdos !

NOTITAS








  • Mi familia en Madrid:
  • domingo, 18 de enero de 1970

    18 de Enero, : BOA MADRE - ¡! Sorpresa NO anunciada !¡

    PRÓLOGO: la Sorpresa anunciada

    Nada como asomarte a un futuro previsible para que se esfume. Ya en 1963, mi carrera de pintor se truncó en pleno despegue por el asesinato de Juan Fitzgeraldo, allá en Dallas. Así empezó en 1968 una cuesta de Enero que nos parecería de bajada hoy, abordando mi primer Cuarto de Siglo con sorpresas a granel.

    Como aquel secreto a voces destempladas, permeando al último rincón de una Volkswagen que de mexicana, sólo el prestanombres tenía: mi escapada con la secre de la gerencia al Hotel de Paso en la Colina, ése sábado en que TODOS mis compañeros de trabajo interrumpieron nuestra salida, al desfilar con los Autos Nuevos en una fila india interminable de saludos hacia nosotros. Aconsejé a la dueña de nuestro auto, que correspondiera tales saludos o creerían que me acompañaba otra dama.

    Desde ése día, planearon sorprenderme en mi casa, al cumplir mi primer Cuarto de Siglo; repartido entre 2 continentes, 3 lenguas y 4 países, empezando como rehén de guerra y apuntando ahora como Técnico Automotriz en el Caribe.

    Se esmeraron mis compañeros de trabajo bajo la batuta gerencial, armaron toda una cena de postín con excelentes vinos para conmemorar que nuestro "discreto" noviazgo,  rompía escandalosamente con la política empresarial: no tener relaciones personales entre empleados.

    Puse cara de "estoy omnibulado", anque pedir permiso para usar mi casa fué pulga en la oreja. Todos los jefes departamentales acudieron, menos los ex-Hitler-Jugend tedescos de la Gerencia. Así que nadie nos escupió felicitaciones en CroMañón para despedirnos del trabajo al día siguiente. Un timbrazo añadió grata sorpresa (creo la única de todo éste fatídico año): el Dr. Sadourny recién llegado de Rusia, ex-galán de Line preguntando por ella y con tanto gusto cenó, que mi futura cuñada ya sentada en sus piernas presumía Kubanca (gorro de astracán) compartiendo gran sonrisa y apetito.

    Mi futura y mi cuñada bajaron a la cocina del segundo piso, para prender 25 velitas al Príncipe Alberto, ése pastel tan delicioso que hacían en Duca D'Este. Escuchábamos las peripecias de un pediatra mexicano, capacitándose sobre cuidados y educación de la niñez por diferentes partes de la URSS, cuando el timbre sonó lúgubre ésta vez.

     Me asomé desde el Trecer piso para encarar una panza de seis meses (¡MÁDRE!), con sonrisa de una noche de invierno, acompañada por su hermana mientras exclamaba: -"Mi mami me corrió de la casa." En épocas anteriores a los exámenes de ADN, ya sabías si eras o no el padre - pero hasta el tuétano.

    Un poco conmocionado bajaba escaleras para abrir la puerta, cuando me cruzó un torbellinoso Príncipe Alberto (ése pastel tan delicioso que hacían en Duca D'Este, con velas aún humeantes) sobre dos féminas resoplando fulguretas gatunas, una de ellas con el Astracán a la cabeza y ambas con reprobación TOTAL por cara, subieron a su autito y desaparecieron entre la bruma que flotaba desde una barranca con árboles, en aquellas Lomas invernales.

    El tiempo estirado al máximo era demasiado pegajoso. Me repuso lo frío de la bruma y resubí a mi tercer piso. Ahí adquirió la dimensión de pesadilla el tema sorpresas; veía el resultado de una noche de verano bien calculada, creyendo yo que fué casual: la presa SiEMPRE es la última en enterarse. Al menos la pesadilla rayaba en Melodrama, como si nadie hubiera esperado otra cosa que lo desconocido y con buen humor a lo mexicano. Si la vida no vale nada y no le temo a la muerte, paqué la hago de más pedo.

    El Dr Sadourny recién llegado de Rusia, ex-galan de Line que ya no preguntaba por ella, seguía cenando tan a gusto con la futura cuñada suplente sobre sus piernas, modelando otra Kubanca compartidora de sonrisas y apetito. ¡Váya que vino preparado por si Line no estaba! Y yo supliendo la mercancía, que para colmos pudiera ser mi futuro padrastro. Pero pos, Line ni estaba ...

    Así en un timbrazo, me bajó dos cuñadas el Dr. Sadourni mediante sendos astracanes, y yo supe iba a ser papá. También se arruinó mi carrera como Técnico Automotriz en el Caribe, pero no fué vengativa de ninguna Secretaria de la Gerencia VW: dos familias VW se peleaban el mercado México y ganó la planta VW de Puebla, VW Interamericana se fué con todo y falsedades.

    Mi ex-secuestradora de Príncipes Albertos (exagero: fué uno) y la ex-secuestradora de astracanes, creyeron que andaba con dos al tiempo. Todos mis compañeros de trabajo también pensaron lo mismito, la diferencia que su punto de vista era positivo. TODOS los casados tenían casa chica y todos los solteros cuando menos dos novias. Me veían como guardián de las tradiciones, como cuando en Sunú maté un magnífico Tigre, el último antes de quemar la Selva para potreros y también soy leyenda; nada entre todo ello enorgullece ni tantito.

    Más temprano que tarde sucedió lo predecible: nació otra hermanita, se embarazó la nueva secuestradora de astracanes y también la corrió su mamá de la casa. Se vino a vivir a nuestra casa y un mal día tronó la bomba: dejé la VW para trabajar por mi cuenta, nos separamos y mi padre tomó la educación de mis hijas en sus manos, logrando así su objetivo real la panza madre. Resulta que ahora, soy viudo y huérfano ... ¿cómo vuela el tiempo cuando no corre? Como corre cuando no pasa, como pasa cuando no sucede ...

    EPíLOGO: más sorpresas, mentiras y masacres

    NADA indicaba que en ése año, la VW de México eliminaría a la VW Interamericana con todo y falsas promesas, llevándose mis planes entre las patas ¡RiP total!

    NADA indicaba tampoco que tendríamos 300 Tanques Henschell estacionados durante TRES DíAS en la Avenida Jacarandas casi esquina con la vía del Tren, mientras planeaban una masacre estudiantil que iNOLViDABLE hizo al 2 de OCTUBRE de 1968.

    NADA recordamos de aquellas Olimpíadas donde perdimos TODAS las medallas, como siempre.

    NADA recordamos tampoco de la pretendida "Olimpíada Cultural", derroche de líneas hipnóticas con posters y tiendas de campaña por toda la avenida Reforma.

    NADA recordamos de aquellas esculturas tan olvidadas como abandonadas en aquel Estacionamiento gigante llamado Periférico, ahora tapado con tantos espectaculares y horrible segundo piso, que la Radio ni recepciona comerciales tan siquiera.

    ¿Porqué "BOA"? consulta: "AL OESTE DE LA BOA"

    18 de enero, 1963 : BOA DE FUEGO - ¡! Regalo de Cumpleaños !¡

    rancho "el Porvenir" de Tacotalpa, Tabasco

    PRÓLOGO: de cuando al Tigre ni le puse su Ofrenda

    Samuel el tigrero Zoque, era mi tutor en la selva. Nunca logró convencerme de poner "la Ofrenda", antiguo ritual Maya hacia las Deidades que permite irrumpir en la Vida Selvática. Algo así como pedir ser su instrumento destructivo. En aquellos tiempos pensé que Samuel era muy supersticioso... aunque respetaba ampliamente su inesperada habilidad cazadora. Armado tan sólo de un bambú con la punta cortada en diagonal, azuzaba cualquier bicho digamos jabalí, hasta que el pobre embestía ciego de ira contra tan irreverente personaje. Samuel nada más se agachaba, apoyando el extremo chato al piso, mientras el enardecido bicho se ensartaba solito por el otro extremo...

    También así cazaba al Tigre y qué dispuesto estaba para entrenarme: en ése mismito instante, preferí a mi fiel Mauser treinta-cero-seis. Samuel alegaba con veracidad que el Tigre es a tiro corto. Mejor en todo caso, llevar la calibre doce con doble cañón y usar munición del doble cero... pasándonos tan intelectuales frases a base de generosos tragos dobles de cañabar, a morro.


    En una de ésas llegaron de Sunú, ranchería en aquel cerro del Madrigal junto al río Grijalba, para que matáramos un Tigre ladrón. Robando toda la carne puesta a secar al Sol se llevaría algún niño el día menos pensado. Samuel me miró diciendo: -"Pos aviénteselo usted don Von, su regalito pá que mañana cumpla otro año en santa paz."

    En aquella madrugada de Enero, buscaba al Tigre mientras creaban sus sendas las rondas de Hormigas y blancas sombrillas silenciosas rozaban mi pelo al saludar, sabias Lechuzas que guiaban mis pasos por invisibles veredas hacia Él.

    En aquella madrugada con Menguante de Luna, alumbrada por miles de Estrellas y Cocuyos, bailaban Espíritus invocados con la música del Río y su coro de Sapos Gigantes, mientras picudos chelos con violines de Grillos y Mosquitos enbrujaban a las Nauyacas...


    La primera presencia del Tigre fué su reto: ronco gruñido de aviso. Poco a poco iba cerrando su cerco; un ojo le brillaba por acá, un susurro se oía por allá, sombra invisible que "y sin embargo se mueve" como diría Galileo frente al Papa. Inesperadamente, dos ojos estaban frente a mí pegados al piso, listos para saltar y acabar con éso que los cegaba tanto: ésta maldita lámpara sobre mi frente. Un cañonazo retumbó por toda la Noche con rozar de mi Mauser al gatillo. Adiós Hormigas, Lehuzas, Espíritus, Río y Sapos Gigantes: tan casi se apagan todititas las Estrellas y Cocuyos, que hasta Grillos y Mosquitos detuvieron picudos chelos y violines, despertando así a las Nauyacas ...

    Amaneciendo el día sobre el Tigre, vimos a un animal tan viejo como indefenso. Con dientes podridos, sin colmillos ni garras y con espinas de puercoespín atravesando sus zarpas. Su pelo caía en mechones por tantos parásitos; piel buena ni para un carajo ... le hicimos un gran favor, al acabar su agonía enfrentándolo con una muerte tan deseada. Samuel empezó a emborracharse diciendo que yo también me iba a morir, porque -"Mire que matar un Tigre sin pedir permiso "··· (sin poner una Ofrenda)


    En la tarde de ésa mañana, aprovisionando al rancho allá en Tacotalpa, se le fué un tiro al rifle .22 por un niño de 7 años, adentro del auto que yo manejaba. Me impactó el glúteo derecho e hirió mi amor propio: mira que recibir tu primer plomo en pleno culo ... Tardé una semana en volver a caminar sin dolor e irme manejando la Dauphine hasta la capital (a 1,000 Km de distancia) para sacar una radiografía. El médico salió bien pálido y me dijo:

    -"No estás paralizado de la cintura para abajo y en una silla de ruedas, por menos del grueso de un papel cigarro ó de un cabello. No podemos sacar la bala; se te alojó arriba del coxis, en una vértebra y pegada a la médula. Si intentamos sacarla, jalaríamos la gelatina de la médula con ella y te quedarías paralítico de la cintura para abajo."

    Años después un amigo que tuvo suerte con un regalo que también lo dejó vivo, no tuvo suerte con su matasanos: no era experto médico de combate (clica el Bungalow acá).

    Y ahí traigo mi regalo de cumpleaños. Desde 1963 es mi fiel compañera junto con su marca de entrada, ahí en la nalga derecha. En el rancho tuve que oír cosas amables como - "con dos agujeros en la nalga, y lo que te gusta andar de noche, ¡ya no tendrás problemas pa ganarte la vida!" - "Oye, puedes reemplazar al camello en el desierto" - y muchas otras monerías bajo ése cantar.

    Meses después, atrapamos vivo un Ocelote que robaba gallinas y guajolotes (pavos) del rancho: un animal jóven de unos 9 meses. Se volvió mi amigo porque le daba de comer. Era como un gatito con sus juegos. Lo llamé Pijón y poco a poco lo regresamos pal monte (Selva).

    Samuel dijo entonces que los Tigres (los felinos) me buscan para protejerme. Se siguió emborrachando hasta morir (¿tigrero celoso?). Llevé la ofrenda a su tumba ... nunca es tarde para las Deidades. Samuel es uno de mis "espíritus guardianes": segurito que por Allá sigue tomando (y con mi compadre Lucio), porque acá nunca me tocó verlo sobrio ···
    el MiLUsos

    EPíLOGO: de cuando el Universo era un Jaguar

    Los Mayas tienen varios dioses zoomorfos. El dios animal más importante es el Jaguar ("el Tigre" en lengua local).

    Chaak Balam significa Jaguar Grande. A veces decorado con un nenúfar, ya que los Jaguares generalmente se entretienen donde hay Agua. Al Jaguar se le teme de la misma manera que se le venera. Este animal poderoso y elegante servía desde tiempos primitivos como símbolo de poder. Al rey Maya se le observaba sobre un trono de Jaguar con dos cabezas. Los Mayas asocian al Jaguar con el Sol del inframundo. Los Olmecas consideraban que su pueblo procedía de la unión de una Mujer humana con un Jaguar.

    Les representaba al Universo: no hay dos Jaguares con el mismo patrón de manchas en su piel. Cada uno es único e irrepetible...como el Infinito.

    Por "imagen residual" (fenómeno óptico): acá abajo, primero dále un click a la imágen (para agrandarla) y después, mira fijamente la piel de Jaguar, en ése punto blanco del centro sin mover la vista, por 40 segundos mínimo. Después, mira el punto negro de la superficie blanca ...
    ...acaso ¿no es similar a la bóveda del cielo nocturno? Creían que cuando muere el Jaguar, se vá la Selva . (¡yo tambor lo creo!)


    ¿Porqué "BOA"? consulta: "AL OESTE DE LA BOA"

    18 de Enero, 1950 : BOA DE AiRE - extendiendo mis Alas

    Como refugiado de la peor guerra allá en Pamplona, vivía mis primeros años de buena paz y libertad entre jotas, jesuítas y san Fermines. Cumpliendo los siete años, mi regalo fué tener todo el sistema digestivo quemado: era un fracasado total como "piloto de pruebas" del Mata$ano$ local. O se me curaba el Sarampión a saturación de sulfas, o el Sarampión buscaba entre otros pilotos, alguien que no muriera como yo ante tales pruebas: la Ciencia debía seguir su irremediable curso y los "conejillos de indias" ni éramos una especie en extición, ni tampoco nos protegían para nada.

    -"Pero señora ¿cómo cree que vá vivir si no tiene piel ni mucosa en TODO su sistema digestivo? se está digiriendo por dentro."- decían tras la puerta mientras yo pegaba oreja desde fuera -"Lo podemos internar para que muera tranquilo bajo morfina."- (y además, cobrar por TODO el mata$ánico procedimiento ¿no?). Ni entendía que Line llorara tanto namás por mi próxima visita con Jesusito el de las Ostias.

    Ése mismo día, mi hada Angela (a través del tío Otto, famoso por su rescate a Musolini) tomó los mandos de una Tante Ju 52/3m Ibérica, para volarnos hasta Madrid. Ése sí fué mi MEJOR REGALO DE CUMPLEAÑOS; por aquellas fechas, andaba leyendo El Maravilloso Viaje de Nils Holgersson (tan mal interpretado por el animé ñoñoriental como por las pelis rusas para retrasados) y Tante Ju mostraba aquél paisaje sobrevolado por los gansos, en una versión Sierra de Navarra francamente sensacional. Amplió tanto así mis horizontes que volví a olvidarme de Jesusito el de las Ostias para siempre: si hay que volar, conmigo a los controles y sin Ostias.
    Aterrizando en Madrid, fuimos con otro Matasanos (compadre de mi padre: desde mozos buscaban  por los Alpes, Edelweisses para flechar Fräuleines), recién arribado de un Tibet donde ni las Sulfas conocían y que también me tomó como piloto de pruebas, saturándome con arroz blanco día y noche; mientras tanto, él esperaba su turno a las Américas viviendo como adivino con turbante, entre calles repletas de gitanas color la Morena mi hada Angela y con la buenaventura galopando por todas las líneas de nuestras manos.
    Regresamos a vivir en Pamplona por dos años más; el primer año desayunando arroz, comiendo arroz y cenando arroz. La única opción al arroz era el agua y toda la que quisiera. Cual conde de Montecristo chino, asilado en el Château d'If y sin pagar renta. Después, nos mudamos a Madrid por cuatro años, donde poco a poco empecé a comer algo más que arroz y agua. Salmonete, merluza, biftec tartar, crepas··· pero las ensaladas y verduras crudas casi ni las digería. Las papas (patatas) me encantaban, las frutas ni digamos. El chocolate, la crema chantilly, los huevos de gallina ··· bueno: todo lo que más me gusta, o estaba estrictamente prohibido o era volver a empezar desde arroz blanco y agua. No es que ni aprecie al conde de Montecristo, palabra: es que me gusta la variedad y soy alérgico a la monotonía gastronómica ¡hombre!

    EPíLOGO: México 1968 - de cuando acabada la Masacre vino OLiMPiA

    Llevé mis gañanes de la VW al cine, para ver Donde las Águilas se Atreven; labor social como jefe de Reparaciones Generales en la mentirosísima "Organización VW de México", del grupo VW Interamericana. El vuelo inicial con "Tante Ju" entre los Alpes, trajo a la Memoria mi primer vuelo entre la sierra de Navarra, vívidos recuerdos de aquel Enero del '50 en sensoround y pantalla D-150; mientras tanto, ante cada escena con Kübelwagens mis gañanes aplaudían como locos (pobre público) entre vivas a grito pelado:


    ¿Porqué "BOA"? consulta: "AL OESTE DE LA BOA"

    18 de Enero, 1948 : BOA DE HiELO - fin del camino a Pamplona

    Olía tan mal el baño del tren donde Arlette y Line me escondieron, que salí para decirles que -"¡Ça pue la rage!"- justo cuando el inspector sellaba boletos y revisaba sus pasaportes belgas, antes de cambiarnos al tren de la Renfe allá en Irún. Entonces la SNCF de Francia y la Renfe de España no utilizaban el mismo ancho de vía. Había que transbordar entre cascos redondos que -"no eran nuestros amigos"- pero para nada y que sólo aceptaban oro, cuando llevábamos lo puesto nada más.

    Las dejó pasar, exclamando: -"Qu'il est mignon votre contraband, Madame"- mientras sus amigos vascos proponían llevarme a Pamplona por Roncesvalles: la ruta de los Pirineos menos vigilada, por ahí pasaban todo tipo de contrabando. Durante aquel tempestuoso invierno, ya no era navegable el Cantábrico como cuando antes pasaron a mi padre. Hijo de un general alemán, mi calidad era de rehén: los aduaneros de la Françe me denunciarían con los cascos redondos americanos, antes de abordar aquel tren.

    Llegando a Itxassou nos dieron el pitazo: los cascos redondos iban a revisar el camión por la ruta de Roncesvalles, antes de salir de la Françe: alguien nos delató otra vez. Nos bajamos y mientras el pescado seguía por la ruta establecida, tomamos a pié por el Paso de Rolando. Amainó la nevada y el viento, pero el frío no permitió pararnos hasta llegar a "la Piedra del Bayardo". Me gustó aquella piedra que agujeró con su casco el caballo de Rolando, donde aprendí a encender el Fuego de la hoguera y donde mi primera Fabada caliente me supo a gloria. Aquél Fuego del Campamento me cantó cómo los Moros habían emboscado a Rolando; no sopló su corno el Olifante, para dar tiempo a que Carlomagno se encontrara con sus tropas: su vida protegió la retirada del Emperador. Leyendas entre fuegos, campamentos y tragedias de tierras donde uno comía para dormir y avanzar nuevamente al amanecer.


    Saliendo de Francia tres días después, nos esperaba nuestro camión. A la aduana nunca les importó el pescado de contrabando, sino encontrarme; los cascos redondos pagaban por denunciar cabezas cuadradas tedescas y de cualquier edad; tenían tanto pescado de sobra que lo dejaron pasar con todo y ruedas. Por fin bajé del camión en Pamplona, a la entrada del Campo de Concentración para Refugiados. Allá ví con alegría las caras sonrientes de Line y Arlette manoteando desde adentro. Cuando nos abrazamos saltaron lágrimas de alegría y escuché por primera vez:


    -"¡Joyeux anniversaire, Jean Loup! Tu as cinq ans, maintenant"- mientras tanto al fondo, latones y percusiones berreaban ésta Inolvidable Marcha; inolvidable también que desde aquel día soy alérgico al frío.

    Más inolvidable aún que ahí conocí la LiBERTAD, al evaporarse el aislamiento angustiante de mis mayores··· ¿Libertad en el Campo de Concentración de una dictadura?··· ¡HORRiBLE! opinan algunos de los más olvidables. Si ni sirven las fronteras políticas -como acabo de contar- pos menos fronteras tiene la Libertad. Tras ésa malla metálica protectora, ya no más sorpresas de la Zorra: ya no más sobresaltos que ni dejaban dormir a gusto.

    NADA HORRiBLE, cruzar por los Pantanos de la Catástrofe y salir inerme: a muy pocos privilegiados nos sonrió doña Fortuna. Al fin MUJER, ya saben: protege los más sinvergüenzas.

    NADA HORRiBLE, sobrevivir pruebas que a otros machos doblaron y a otros bravos quebraron, guiado por doña Inocencia. También MUJER, ya saben: guía los más piores.

    EPíLOGO: México 1969 - de Cómo Enloquecer a la Gerencia VW

    Ya era Jefe de Taller en la VW de México -(desapareció la VW Interamericana: evaporando así falsas promesas caribeñas)-. La mayoría de mis jefes alemanes eran ex-Hitler Jugend's, escogidos por el mismo Adolf en persona (como mano de obra gratuita) para fabricar Das Auto, entonces del Pueblo. El humor del mexicano bajo el mando del estereotipo alemán... no se la terminaban de acabar ¡Pobres tedescos! peor que cuando ocuparon la Françe.

    Me llevé a todo el grupo de mecánicos junto con otros jefes departamentales (bien mexicanotes de rompe y rasga), a ver La Batalla de Inglaterra en el cine Diana (70 mm, y sonido sensoround). Nos mofamos como locos acabando la retirada de los Ingleses hacia Duinkerke. Se oye la radio y empieza la Marcha de la Luftwaffe, mientras sobrevuela y aterriza un trimotor Ju-52/3m (Tante Ju, mi madrina de vuelo), frente a bombarderos Heinkel He-111 perfectamente alineados. Abre la puerta un general, baja y efectúa la revisión de tropas (idéntico a nuestro gerente general, cuando bajaba a revisar mis gañanes de Reparaciones Generales, antes de subirse a su Variant ¡con Ceja alzada incluída!).

    "Mira, si parece el Bauer! Camina igualito, no más le falta tener al dóberman desfilando con él!"- decían mis gañanes del Taller de Reparaciones.

    "Pero si éstos hablan como Hans (nuestro gerente de servicio)"- contestaban los jefes departamentales. Todos aplaudíamos y vitoreábamos cada escena con Kübelwagens (no por nada trabajábamos en la VW), notables por su rueda sobre el cofre delantero y la carrocería tan cuadrada como la cabecita "d'un frisou".

    La música del epílogo que supuestamente Ron Goodwin "compuso" en 1969, enchinó mi cuero como la primera vez que la oí aquel mediodía de mi 5º cumpleaños, arribando al Campo de Concentración para refugiados en Pamplona, después de cruzar los Pirineos a pié por el Paso de Rolando en aquel Enero del '48: fué mi PRiMER REGALO de cumpleaños. Ahí terminó la Segunda Guerra para nuestra familia, ya no más "criminales de guerra": ahora en España nos graduábamos a "refugiados".

    La diferencia entre REíRSE AHORA en el cine años después, a REíRSE ENTONCES inmersos de aquella estúpida guerra, es la mismísima diferencia entre l'AZÚCAR y la SAL: ambas son necesarias para condimentarte la Vida, pero ¿cuál prefieres?

    ¿Porqué "BOA"? consulta: "AL OESTE DE LA BOA"

    sábado, 3 de enero de 1970

    ¿porqué papá Noêl viste de rojo? - Navidad 1945/46

    vallée de Cheuvreuse, Françe a fines de 1945;

    ...un mes más y cumplo 3 años. La propiedad que nos esconde, está en un valle cubierto de nieve rodeado de bosques. Los techos son de paja, los cuartos son de piedra e inmensos, con grandes ventanales cerrados en ésta época invernal. Cada estancia tiene su chimenea, y la cocina es una construcción aparte.


       

    Ya no me subo sobre la tapa de madera podrida del pozo. Me gusta observar las ranas allá abajo, y soltarles alguna piedrecilla para que salten. Cuando croan me gusta hacerles coro. Pero ya me dieron una tunda para evitar que me ahogue algún día, cuando la podredumbre ya no resista mi peso.

    Mi madre logra sacar a mi padre del campo de concentración para prisioneros de guerra, antes de que lo identificaran. Y nos estamos preparando para la llegada del niño Jesús...aunque al que espero es a papá Noêl.

    Empezamos la cena navideña mis padres, mi hermana mayor (9 años mayor que yo) y los dueños de la propiedad; somos la familia que nunca tuvieron...a pesar de mis travesuras. En cierto momento, me dicen que vaya a apagar la chimenea de la cocina y permitirle a papá Noêl que baje. (a dejar los regalos bajo el árbol con velitas) Me pongo el abrigo, los guantes y la bufanda para salir a cumplir tan importante cometido.

    Entro en la cocina, y algo empieza a rujir en el techo. Al verlo hecho una brasa gigantesca que emana el calor del mismísimo infierno, salgo despavorido, sin darme cuenta que por dejar la puerta abierta, el fuego se aviva por completo. Entro a la sala diciendo -"Yo no fuí! Yo no fuí!"- y por mi cara se dan cuenta que algo muy grave sucede.

    Tan grave que en el pueblecito más abajo del valle, ven el resplandor. No tardan en llegar bomberos y gendarmes: nada indicado para los escondidos que debemos pasar desapercibidos...como estiman bastante a los ancianos que nos cobijan, la mayoría del pueblo viene para ayudarlos.

    Por fin los gendarmes aceptan que fué un accidente, causado por un sartén olvidado en la lumbre. Se encendió la mantequilla, y la paja respondió enseguida: fué avanzando silenciosamente como brasa, hasta que yo abrí la puerta.

    El dueño dice que él abrió y su esposa dice que ella puso el sartén y se le olvidó. No hacen ningún reporte, pobres ancianos...

    Por varios días nos escondemos en una cabaña del bosque, mientras los vecinos ponen otro techo. Realmente es lo único consumido por el fuego. Pero un techo de paja, con la inclinación que lleva para resbalar la nieve y evitar que se acumule (el peso lo derrumbaría) tarda varios días...nada bueno para una familia al margen de la ley. Mi padre es considerado criminal de guerra, y mi madre una colaboradora.

    Tenemos las mismas costumbres, la misma cultura navideña. Allá en la cabaña del bosque me deja papá Noêl un carrito rojo, un Schuco de ésos que vuelven locos de alegría a más de uno. Que digo más de uno: ¡a varias generaciones! Tienen tanta cuerda como uno a ésta edad; andan todo el día y a darle cuerda otra vez.

    "Ya sé porqué papá Noêl se viste de rojo"- digo al ver el carrito rojo -"¡Viene con los bomberos para salvarnos! Como no le gusta ser visto, nos tenemos que esconder. Por éso su carrito es rojo fuego: porque siempre nos salvará"

    Mi madre se puso a llorar, mi padre la abrazó y volteó para otro lado, mientras mi hermana dijo:

    "¡Pero que tonto éres tú!"
    ¡Feliz Navidad a todos! Les desea éste MiLUsos.
    P.D.- no me van a creer: ya adulto, papá Noêl me trajo más carritos rojos, ya no de cuerda sino a gasolina: una MG TD '52,  una Opel ´64 sport coupé, una VW Safari ´75...


    Enlaces:

    La tan Mentada Video entre los Comentarios de abajo:

    jueves, 1 de enero de 1970

    La NiÑA - verano de 1919: petición de mi capitana Isabel Drake

    si a tu ventana llega una paloma, trátala con cariño, que es mi persona ...


    Estaba feliz, caminando ése día de verano junto al mar. De vez en cuando mojaba sus piececitos con agua salada, avistando allá lejos a su Amiga prohibida, aquella viejita bondadosa vestida de encajes negros, siempre con un velo tapando su cara. Pocas veces salía su Amiga de aquella Institución usada como prisión. Pocas veces el clima asoleaba la costa tan tranquilamente, días que permitían lo usualmente prohibido por "los grandes". Prohibido salir a pasear, prohibido verse y platicar, prohibido andar descalza...

    Ni ella ni su Amiga entendían a "los grandes". Su Amiga le hablaba de tierras exóticas, de amores imposibles, de trahiciones familiares, todas actividades ésas de los "los grandes". Nombraba aquellas tierras lejanas en su recuerdo, como Mesicó: allá donde el matrimonio bautizaba bandas de música, allá donde nacieron todas las flores del mundo junto con las fiestas. Allá "los grandes" fusilaban a cualquiera en todo momento, regando la tierra con sangre a falta de agua.

    Decían que estaba loca su Amiga, también decían que era familiar del tío Pablo. Nunca entendía de qué Tío Pablo decían: si el Tío que la regañaba tanto en la finca, o el Tío que aparecía en todas las monedas de Bélgica. A "los grandes" nunca les gustaba aclarar todas ésas cosas interesantes. Temían al Tío Pablo por su pareja de mascotas "Gran Duque" anidando en el Granero. A sus espaldas cuchicheaban que estaba tan loco como su Amiga, que era brujo y que tenía pacto con el Diablo, que quizás éso los emparentaba. A "los grandes" nunca les gustaba hablar de frente: ni acá por la Finca ni allá por exóticas tierras lejanas, tan bien pintadas con las palabras de su Amiga.

    "Los grandes" vestidos de blanco se llevaban a su Amiga al atardecer, llamándola "mi Emperatriz" entre cariñosamente y con sorna. Ésta vez la Niña osó preguntarles:

    "¿De veras se llama Emperatriz?"

    "No mi pequeña - respondieron condescendientes - su nombre es Charlotte. Anda, véte a casa, las niñas no deben acompañar locas, porque luego se contagian ¡y las encerramos también!" - alcanzó a oir la Niña que huía ya por la playa, corriendo hasta llegar a la Finca sin haliento. Allá notó algo raro: alguien había puesto demasiadas velas, en la escalera a la habitación de su mamá...oyendo voces acercándose desde la cocina, se metió entre cortinas del pasillo, espiando aquellos cuchicheos de "los grandes":

    "Pobrecita bastarda, murió su loca madre. De tal palo tal astilla. Quién le mandaba andarse enamorando de aquél Gitano. Él robó ésa mula del Tío Pablo, que al año siguiente le vendieron con pelo teñido. Más se merece el brujo ése, por su pacto con el Diablo. La obligó al aborto con sus malas artes, dejando ahora huérfana a la pobrecita bastarda."

    Estrujando su corazoncito un presentimiento fatal, su mente recordaba con detalle ésa noche en que despertó para ir a la cocina por leche y una galleta. Ésta misma cortina la escondió cuando entró enorme sombra por la ventana abierta, sombra que fué directamente hacia la butaca, recogió olvidado sombrero chambergo negro y cuando volvió para salir, la vió ahí totalmente paralizada de miedo, la garganta tan reseca que ni pío. Avanzando (para secuestrarme, pensó la Niña, debe ser un Gitano ladrón) hasta quitarle los rizos de su cara, fijando con ojos más profundos que su amiga a los suyos para besarle su frente, tocándola con manos tan suaves y cariñosas como las de su madre. Se apartó poniendo un dedo en su boca susurrando:

    "Shshshsh..." - desapareciendo en la negra Noche para nunca volver a verlo más...así, como ahora su mamá. Siguió las velas por la escalera, sabiendo demasiado bien para su temprana edad, ésa soledad tan implacable que la esperaba, sus lágrimas ya secas antes de empezar a llorar.

    ... si a tu ventana llega una paloma, trátala con cariño que es mi persona.

    Enlaces: