sábado, 3 de enero de 1970

¿porqué papá Noêl viste de rojo? - Navidad 1945/46

vallée de Cheuvreuse, Françe a fines de 1945;

...un mes más y cumplo 3 años. La propiedad que nos esconde, está en un valle cubierto de nieve rodeado de bosques. Los techos son de paja, los cuartos son de piedra e inmensos, con grandes ventanales cerrados en ésta época invernal. Cada estancia tiene su chimenea, y la cocina es una construcción aparte.


   

Ya no me subo sobre la tapa de madera podrida del pozo. Me gusta observar las ranas allá abajo, y soltarles alguna piedrecilla para que salten. Cuando croan me gusta hacerles coro. Pero ya me dieron una tunda para evitar que me ahogue algún día, cuando la podredumbre ya no resista mi peso.

Mi madre logra sacar a mi padre del campo de concentración para prisioneros de guerra, antes de que lo identificaran. Y nos estamos preparando para la llegada del niño Jesús...aunque al que espero es a papá Noêl.

Empezamos la cena navideña mis padres, mi hermana mayor (9 años mayor que yo) y los dueños de la propiedad; somos la familia que nunca tuvieron...a pesar de mis travesuras. En cierto momento, me dicen que vaya a apagar la chimenea de la cocina y permitirle a papá Noêl que baje. (a dejar los regalos bajo el árbol con velitas) Me pongo el abrigo, los guantes y la bufanda para salir a cumplir tan importante cometido.

Entro en la cocina, y algo empieza a rujir en el techo. Al verlo hecho una brasa gigantesca que emana el calor del mismísimo infierno, salgo despavorido, sin darme cuenta que por dejar la puerta abierta, el fuego se aviva por completo. Entro a la sala diciendo -"Yo no fuí! Yo no fuí!"- y por mi cara se dan cuenta que algo muy grave sucede.

Tan grave que en el pueblecito más abajo del valle, ven el resplandor. No tardan en llegar bomberos y gendarmes: nada indicado para los escondidos que debemos pasar desapercibidos...como estiman bastante a los ancianos que nos cobijan, la mayoría del pueblo viene para ayudarlos.

Por fin los gendarmes aceptan que fué un accidente, causado por un sartén olvidado en la lumbre. Se encendió la mantequilla, y la paja respondió enseguida: fué avanzando silenciosamente como brasa, hasta que yo abrí la puerta.

El dueño dice que él abrió y su esposa dice que ella puso el sartén y se le olvidó. No hacen ningún reporte, pobres ancianos...

Por varios días nos escondemos en una cabaña del bosque, mientras los vecinos ponen otro techo. Realmente es lo único consumido por el fuego. Pero un techo de paja, con la inclinación que lleva para resbalar la nieve y evitar que se acumule (el peso lo derrumbaría) tarda varios días...nada bueno para una familia al margen de la ley. Mi padre es considerado criminal de guerra, y mi madre una colaboradora.

Tenemos las mismas costumbres, la misma cultura navideña. Allá en la cabaña del bosque me deja papá Noêl un carrito rojo, un Schuco de ésos que vuelven locos de alegría a más de uno. Que digo más de uno: ¡a varias generaciones! Tienen tanta cuerda como uno a ésta edad; andan todo el día y a darle cuerda otra vez.

"Ya sé porqué papá Noêl se viste de rojo"- digo al ver el carrito rojo -"¡Viene con los bomberos para salvarnos! Como no le gusta ser visto, nos tenemos que esconder. Por éso su carrito es rojo fuego: porque siempre nos salvará"

Mi madre se puso a llorar, mi padre la abrazó y volteó para otro lado, mientras mi hermana dijo:

"¡Pero que tonto éres tú!"
¡Feliz Navidad a todos! Les desea éste MiLUsos.
P.D.- no me van a creer: ya adulto, papá Noêl me trajo más carritos rojos, ya no de cuerda sino a gasolina: una MG TD '52,  una Opel ´64 sport coupé, una VW Safari ´75...


Enlaces:

La tan Mentada Video entre los Comentarios de abajo:

11 comentarios:

Isabel Drake (temible pirata) dijo...

Siempre siempre con tu particular y solidario modo de ver la vida, compañero Lobo.
Un abrazo de esos grandes.

Nat, La Chatte Noire dijo...

Yo creía que era cosa de la Cocacola.

Mayte U dijo...

Me ha gustado mucho tu historia, pero el vídeo, a pesar de la canción de Lennon que me encanta, me ha encogido el corazón. ¡Qué mundo tan terrible vivimos!

Un beso Donyan.

Ines Vigil dijo...

Está claro que hay numerosas navidades....Un fuerte abrazo "removedor de conciencias".

un Autista Dislèxico dijo...

Al ver ése video, recordé ésta historia de mi blogger, la pasé acá. Lástima que los GoogleMaps no los acepta Multiply (por ser Scripts) les dejo éste enlace: vallèe de Cheuvreuse, 1945/46 para que vean dónde nos escondimos hasta 1948, cuando los pescadores vascos franceses (los Gascones) me contrabandearon hasta Pamplona, cruzando los Pirineos por el Paso de Rolando.

La Navidad de 1944 al 45 no celebramos nada porque me porté mal. En Agosto ví escondido en el bosque, cómo la Gestapo le puso un tiro en la frente a mi amigo Sasha, el ayudante voluntario ruso de mi General padre...por hablar alemán con acento! La Gestapo buscaba a mi padre por pertenecer al equipo del Mariscal Erwin Rommel, trataban de que las tropas no se retiraran y resistieran hasta morir; en vez de dedicarse a dar órdenes tan tontas, el estúpido de Hitler mejor se hubiera puesto a vender Volkswagens...el estúpido del FeCal ni autos tiene para vender: sólo drogas! a cambio de armas de USA...

lola... . dijo...

Que bonita historia a pesar de lo tremendo que hay detrás. ¡Ahora ya sé porque los coches de bomberos son rojos!

Un abrazo grande Donyalu

AGURTZANE SANCHEZ dijo...

Mé encanto tú historia, el vídeo es la pura realidad.

Angie E.G. dijo...

Siempre vale la pena visitarte, amigo, tienes tanto que contar.... Tremenda historia (historias) de Navidad.
Besos.

un Autista Dislèxico dijo...

La CocaCola aprovechó las características del color rojo: a las casas de citas ya les decían "el foco rojo", desde antes de que los focos existieran! (¿La Lámpara Roja?) y la bandera comunista por éso también es roja.



La CocaCola también aprovechó a Santa Claus: derivado del San Nicolás europeo...de quien también origina papá Nöel.

Nöel 'en français' significa Navidad en español.

Marta Riola dijo...

Impactante historia e igualmente el video, me ha conmovido.
No tengo palabras para expresar todo lo que siento, pero recibe toda mi admiración.

Juan Luis G S dijo...

Hermosa historia, jóveno.
Un abrazo.