viernes, 18 de agosto de 1995

viendo hacia la Otra Ribera (1995)


puerto Escondido - Oaxaca, verano de 1995
    ···por aquellos días, la Luna Nueva sedujo una Cometa Fugaz y bailando sobre Zicatela, celebraron la visita de mi hada Àngela···

  • "¿Que tengo?" - pregunté,
  • "Tienes un paro hepático, empezando el coma hepático"- contestó el médico, añadiendo:
  • "Voy a tratar de pararlo."- médico alto, delgado y muy moreno; su hablar tan profesional con un dejo francés,
  • "¿Tu parle Français?"- indagué,
  • "Mais bien sur..."
  • "¿D'où viens tu?"
  • "D´Haití..."- aunque había estudiado en EUA. Confié aliviado:
  • "¡Qué bueno! Si la medicina oficial no funciona, tenemos la alternativa del vudú"
De serio pasó a fúnebre y preguntó qué quería decir: le platiqué de mi compadre Lucio el granicero y de cómo empezó a curar, después de que lo fulminó un rayo. De cómo atendía académicos traduciendoles códices prehispánicos, sin saber leer ni escribir (en Castellano: manejaba su vida en Náhuatl, la lengua azteca). De cómo curaba no tan sólo el cuerpo sino hasta el alma. De cómo al llegar a su casa y él recibirme, con bromas tan irreverentes como certeras, me ponía contento invadido de bienestar ··· y de cuánto lo extraño.

Cambió su expresión. Empezamos ésa amistad más allá de académicos ó vagos. Me dió una lista de cosas que no podía comer (con todo lo que me gusta) diciendo;
  • "Y debes alimentarte bien"- me prohibió cualquier esfuerzo,
  • "Ni siquiera subir escaleras: reposo absoluto"- era su advertencia, 
  • "Si haces al pié de la letra todo lo que recomiendo, quizás no te mueras" 
  • "Me voy a morir cuando pases la cuenta de todo ésto"- contesté.

 Me cobró los reactivos de análisis ··· unos $ 7.oo US dlls (¡nada!). Me surtió con vitaminas, con calcio y con etcéteras. Creyéndome un drogo más de playa, era su forma de ayudarme. Ni expliqué nada, para no quitarle su ilusión samaritana, mientras cavilaba acerca de mi muerte ··· tenía trabajo como gerente del Cafecito en Zicatela y como mecánico automotriz independiente ··· pero debía tener "reposo absoluto" como los muertos ··· ahí reaccioné. Con ésas puestas de Sol en la playa tropical Zicatela, tan apreciada por sus olas en Tubo: con una temperatura donde sólo quieres andar sin ropa y donde todos te invitan trago (y jamás comida ··· con la sana excepción de José Luis Mendiola, confirmando tal regla: me encantan los Chiles en Nogada del Arcoiris) realmente me encontraba ···

"¡En el mejor hospital del mundo para morirme!"- todos mis lugares vividos desfilaron por mi frente; la selva y el desierto, las montañas y los ríos, las costas y las penínsulas ··· ésa convivencia tan fuera de las ciudades, entre una Naturaleza tan plena y tan desapareciente ··· me sentí contento de irme, antes de su completa desaparición.

Con mis hijas y mis hijos bien, con sus respectivas madres y mi actual familia bien ··· cuánta paz dá que los queridos estén bien ··· pero ¡bien lejos, que odio los llantos! Mil veces mejor saludarlos a su arribo por Allá, que despedirme de ellos con dramas desde Aquí.

Ni seguí la dieta. Me puse a dibujar, para vender en una bicoca; no tenía grandes gastos ya ··· me quedé con lo puesto sólamente, lo demás guardé con amigos de Cabo Blanco. Cada mañana, una ducha con todo y ropa, en el jardín de JoséLuis, junto a la piscina. La brisa playera me secaba en diez minutos. Dormía en una hamaca del bar playero "Crow's Nest", después de repartir cervezas entre los parroquianos.

Como aquél camaronero, que bailó con Yemanjá ésta tormenta durante tres noches, así tan a gusto me encontré, bailando con mi hada Àngela, ··· ¡que por acá sigo dando lata! Nunca me importó si se equivocó el médico o si "no me tocaba", como decimos en México.

Me decepcioné un poco, porque para éste mi más importante viaje, dedico toda mi vida. Cancelarlo no más porque nó, sí que decepciona un poco. Causaba algo de ansiedad y expectación, como todos los viajes; no sabes de antemano ni el cómo, ni qué diferencias lingüísticas ··· que también son incentivos, a fin de cuentas; siempre dá curiosidad conocer lo nuevo.

Y uno se vá dando buena cuenta de que por Acá, hay nuevos pendientes, nuevas amistades que fomentar, nuevas visitas de familiares ··· con ésa Naturaleza que ahí sigue resistiendo sin desaparecer ··· con un internet que nos conecta a todo el globo ··· con las mascotas y con las plantas de ésta hacienda, sobre ésta montaña y tan cerca del bosque, a la vista de los volcanes ··· o entre cerros tepoztecos (Quetzalcóatl es el Tepozteco) con nuestra banda de vagos de "el Abrevadero de los Dinosaurios", adonde pides una cerveza y te la tomas ahí parado en el mercadito local del pueblo, rodeado de amigos y conocidos arreglando la política del mundo entero, mientras toreas la polecía que nos atosiga -"porque está prohibido tomar en la vía pública" ··· desde que es "Pueblo Mágico" vendido al pre$upue$to.

Ni la menor duda cabe: la Muerte, además de hada Ângela es mi Maestra. Dejé el odio hacia mis enemigos porque alimentan a la muy condenada (y luego me entran sendos sentimientos de culpa). Empecé a respetarlos, a quererlos por las lecciones que enseñan: no se puede desear mal a tales profesores ···· de todos modos quedé sin enemigos.

Por Allá visitamos a mi Maestra cada noche, cuando soñamos. Éso decía mi compadre Lucio, que Allá visito soñando cuando lo extraño por Aquí.

A lo mejor estoy bien loco y nada de ésto es real ··· y a mí ¿qué? A fin de cuentas ···

··· no soy de Aquí, ni soy de Allá ···
Jean Loup

Fotos: José Luis Mendiola
Garabatos: Jean Loup

8 comentarios:

Isabel Drake (temible pirata) dijo...

Que me tienes encantadita Lobo.
Sigo con interés todo lo que escribes, aunque a veces no comente nada.
Eres un tío auténtico, lo dicen tus maneras.
Un beso grande.

Ines Vigil dijo...

Me gusta mucho, mucho, tu filosofía de vida...eres un vividor, en el mejor y más amplio sentido de la palabra y no puedes describir mejor tus historias de vida.

Francisco Javier Feliú Toledano dijo...

Fantástica disertación real, al igual que los dibujos...en el fondo tienes alma de artista.

Mayte U dijo...

Tiene razón Ines: eres un vividor. Y de los buenos. Sigue disfrutando de la vida y compartiéndola -aunque sea un poquito- con nosotros.

Besos.

Marta Riola dijo...

Sí que has sabido vivir donyan, y eso es un gran privilegio.

un Autista Dislèxico dijo...

lo malo que no visto fondo...ni chones, siquiera!

Francisco Javier Feliú Toledano dijo...

Fondo...?? Si que lo hay, por lo menos en sentido de profundidad que desprenden tus dibujos. Lo otro, es muy diferente...!!

Tara dijo...

Sigo pensando y opinando lo mismo que cuando era Isabel Drake. Un tío auténtico, sí señor.
La capitana.