miércoles, 23 de mayo de 2012

Algunas veces, la Suerte es triste; las más veces, NO


Como tener la Suerte de estar vivo, sano, trabajando y entero: pero un amigo, un compañero se vá galopando su destino. Sus infinitos buenos recuerdos tardan en no oprimir nuestro pecho, ¿cómo el vacío puede pesar tanto así?

Me refiero a ésos que se cuentan con los dedos. De ésos incondicionales a primera vista, nada comunes y jamás reemplazables. A veces amistades de ése día que valió toda una vida, a veces humanos o a veces mascotas.


Hace nueve años se fué Roberto, el primer amigo así que hice recién llegado a México, entre toda nuestra banda entrañable e incondicional de adolescentes con broncas paternas de comunicación. Unos con complejo de Edipo, jamás dejaron la casa materna ni se casaron tampoco. Otros optaron por parejas del mismo sexo y otros nos casamos a matrimonio fallido, teniendo diferentes parejas pasando el tiempo. Soy el único con familia gracias a Vicky, los demás ya viajaron a la Otra Ribera sin tener tal suerte.

Roberto nunca dejó la casa materna; además de no hablar con nuestro respectivo padre teníamos en común el cariño por nuestras mascotas. Roberto con un perico, una siamesa y tres perros: una Gran Danés, una Airdale Terrier y un Pastor Alemán. Se marchó a la Otra Ribera en la Primavera del 2003 y sin despedirse como suele ser costumbre. El hueco que dejó Roberto está ahora lleno de contento, porque en la Otra Ribera galopan el Balú, la Psique, el Soloco y el Iván.

Gracias a Iván Labrador tengo la Suerte de estar triste, gracias a Roberto tengo la Suerte de que Allá él me cuide a Iván Labrador, a Soloco Lobo Audaz, a Psique la Rodesiana, a Balú Pastor Alemán ... sin ser ingrato, mi pecho tiene la Suerte de sentir ése peso de tantos vacíos, ésos tizones que no se pueden apagar ni con las aguas de un río. Ni con toda la Mar Salá.

Lo mismo sucede con mis amistades que vuelan: desde una Hurraca Azul silvestre nacida en cautiverio, que me adoptó ésa Navidad allá en Puerto Escondido, hasta humanos que pilotean aviones y alguno me salvó la vida en una ocasión. Todos sin despedirse como siempre suele ser cuando pasa. Repasando mi Blog de Vuelo, pareciera blog de pompas fúnebres:
No tan sólo las mascotas vivas necesitan cariño: las máquinas, aunque no piensan ni deciden autónomamente, son una extensión de nuestro cuerpo. Un avión nos añade alas y sentimos el aire  (nos comunicamos) a través de sus controles; un auto nos dá ruedas y velocidad para movernos a grandes distancias. Tienen, como todo aquello con movimiento armónico, un espíritu de duende, un espíritu travieso. Seguro saben de gente que estima su auto y éste se queda sin gasolina frente a la gasolinera, o se descompone junto al taller de reparación. En cambio cuando no quieres un vehículo, te deja sin agua a medio desierto. La afinación de un vehículo es para reponer las partes desgastadas y para armonizar el trabajo de su conjunto. La armonía, sintonización o tuning, llevada al extremo en las carreras, es lo que permite su duración trabajando. Claro, cuando se venden o se destruyen en un accidente, no nos dejan ése hueco del ser vivo para nada.

Las más veces, la Suerte es alegre. El Vet de Iván, nos regaló una Golden encontrada en la calle hace una semana, ya desparasitada y esterilizada. Tiene nueve meses y se llama Cleopatra, apenas empezó a trabajar de guardiana de la Hacienda, pero ya avisa cuando entra alguien que no conoce. Traviesa y en la edad de la punzada, madurará entre los dos y tres años de edad. También le encanta el agua, la voy a bañar mañana para cepillarla después. Su pelo es un poco más largo que'l de Iván y de color dorado tostado. Iván era Labrador Retriever y Cleo es Golden Retriever; los dos para recobrar las presas de cacería. Los pobres gatitos son los que andan bien fuera de onda, no dejan las alturas en columnas y techos de la Hacienda. Ya no durmieron en mi cuarto anoche. Primeras fotos de Cleo:

lunes, 16 de abril de 2012

el Primer Grito (le Premier Cri, 2007)


Según una leyenda Talmúdica,
al nacer un infante,
aún posee el último saber
de sus vidas anteriores·

Es cuando aparece un Ángel
y le exige mantener en secreto tal saber·

El Ángel posa un dedo sobre el labio del infante
y en éste preciso instante,
el bebé olvida todo para entrar a la Vida·

Del gesto angelical, queda un rastro:
un huequito que dibuja el foso
entre nuestro labio superior
y la base de nuestra nariz···

Solamente entonces,
puede soltar su primer grito·


· El Primer Grito · Sandrine Piau ·


··· compartió ése momento único y Universal,
el Primer Grito de Jean en nuestro Hogar;

compartió ése momento único y Universal,
el Primer Grito de Álex en nuestro Hogar ···

domingo, 8 de enero de 2012

Blog de Ayuda para Hombres

Estimado Jean Loup, necesito tu ayuda URGENTEMENTE para resolver un problema muy serio:

De un tiempo para acá, sospecho que mi mujer me engaña. Los síntomas son los mismos de siempre: si suena el teléfono y contesto, me cuelgan sin hablar; sale mucho para "estar con sus amigas". Si me quedo despierto para esperar su llegada, me duermo a la madrugada antes que ella llegue.

Sin embargo anoche como a la medianoche, cuando estaba escondido en el garage detrás del remolque con nuestro bote fuera de borda, salió de un auto abotonando su blusa, para después sacar la pantie de su bolsa y ponérsela.

Fué en ése momento que agachado tras el bote, noté una grieta en la abrazadera de montaje del fuera de borda.

¿Puedo soldar la abrazadera o debo cambiar toda la pieza?