jueves, 10 de agosto de 2017

DiVAGANDO ONDAS

  Como aquel farero ciego del DE PROFUNDiS, volando una cometa papalota cuyo aterrizar indica cuándo encender al faro, gracias a la calma chicha de cuantos veleamos a la mar: el Sol cobijado bajo el manto nocturno, amaina al Viento para dormirse y vuesa merced a merced de las corrientes donde flotáis, cantadas por las Sirenas desde los Arrecifes. Las más veces el Sol ronca dormido y espanta al Viento en dirección opuesta: pero otras no y vuesa merced necesita remar los remos al faro encendido como rumbo a puerto y a merced de vuesos brazos pende entera la Vida, siempre y cuando las Sirenas os cantaren suavecito.
  Más asombra vuesa incapacidad humana, la necesidad -la necedad diría yo- de super héroes, extraña mezcla de miedo con esperanza, de mutantes con extraterrestres, antiguamente llamados deidades y universalmente zoomorfos. Como aquellos indios que ni sabían eran indios adonde viendo al Cortés miraron Centauros Barbados, mediante trágica profecía que estratégicamente excluía pólvora y muerte. No es la Cruz sino los filos que calan al empuñarla como Espada y como dueños del Oro sois menos que desalmados animales: ayer por Paganos y hoy por Terroristas, esclavizados andáis bajo Centauros Barbados desde aquellos ayeres.

  Así como hoy es cruzar a Marte antiguamente era cruzar a la Otra Ribera, viaje sin regreso con todas vuesas posesiones como bagaje, anque sin la penitencia de beber vuesas excreciones por el camino: una moneda pa’l boga era más que suficiente. Los Sacerdotes cobraban previamente vueso derecho de vía en Oro y Oro os siguen cobrando hoy, tanto la NASA como los Padres curas que ni curan nada: menos mal qu’este Huérfano nació Bastardo y bebe Márago Gipe.

No hay comentarios.: