martes, agosto 29, 2017

V - la FLOR del CAFé


entre Lunas y Volcanas ni agua vá tampoco
Despejó mi marasmo cuán roja se ocultaba la Luna tras aquel Guerrero ¿privado de borracho? durmiendo junto a la Doncella Dormida. Sintiendo cercanía, mi ombligo Line despertó y se fue a preparar nuestro desayuno: esperaba que viniera a cenar en su casa para ésta Navidad acabando la temporada del café en el Soconusco.
A ritmo de traqueteo rielero, olvidaba para siempre ver la Flor durmiendo en un féretro: un parpadeo estaba besando aquella frente tan helada; otro parpadeo dejaba la pluma ya sin tinta ahí dentro juntito, oía -«Solamente uno le pegó, lástima qu'en el mero corazón»- dejando la Nueva Alemania l'Argovia y la cuanta Madre parpadeo tras parpadeo, cuando resopló la Rielera que consultara mi ombligo allá por la capirucha. M'encamisaba una amplia mancha café sobre un corazón donde antes traía la pluma, bajo un chambergo de palma a la cabeza coronando careta al ojo cerrado.

A ritmo de traqueteo rielero, cavilaba qué mano asesina descartando parientes: mas bien cortan la cabeza de un tajo si uno no es de la sangre... un plomazo era portar armas como milicos que ya ni la firman o alemanes que la firman y reafirman... Nunca falta el radiecito de baterías informando noticias a grito pelado, justo cuando Morfeo asomaba:

-«...residente de México nacido en Alemania, regresó a su finca para darse un tiro en el corazón, sin dejar testamento ni nota alguna a su desconsolada familia...»- delatando espontáneamente una mano asesina y pagadora de kilométricas firmas. El más vale correr que morir sinrazón de fuga, al no poder seguir sin la Flor hermanó nuestra solución: unos cambiando Vida y otros Ribera, simplemente nos morimos y ya'stuvo.

¿Qu'el corazón sustituye al Alma? No. No queda de otra, callaba un Khronos lento al exceso:
la Flor de mi Alma, germinó en la Otra Ribera
Adiós mi Rielera, ya se jué tu Juan...

3 comentarios:

  1. Sangre y sudor de amor ¡Ay que ver como es la vida mi hermano!
    Bueno, que nadie te quite lo bailado grumete.

    ResponderEliminar
  2. Me fascina tu fotografia .El tren de tu foto me ha enamorado un abrazo desde las lluvias de Miami

    ResponderEliminar
  3. No se por donde dejarte este comentario Juan, me alegra que estés bien... un fuerte abrazo amigo, un abrazo solidario para el pueblo mexicano, especialmente a las víctimas del terremoto.

    ResponderEliminar

Binvenido: toma asiento y bebe un cafecito.